Un chalet con vistas

Ángel J. Sáez Rodríguez. Doctor en Historia. Director de Almoraima. Revista de Estudios Campogibraltareños

Entre 1939 y 1945, principalmente, se construyeron 579 elementos fortificados como parte del Sistema Fortificado Contemporáneo del Estrecho de Gibraltar. La inmensa mayoría de estos fueron diseñados por los ingenieros militares de la Comisión Técnica de Fortificación de la Costa Sur de manera individualizada y particular para cada caso. Los aspectos más cuidados en la planificación de dichas obras fueron su disposición táctica, su blindaje y su diseño ingenieril, pero no así su mimetización en el paisaje circundante.

La contundencia constructiva de estas obras hormigonadas, diseñadas con perfiles muy definidos, generan notables contrastes en los entornos naturales en los que se insertan. Cuando podían disponerse “en caverna”, semienterradas en las laderas, su silueta quedaba sensiblemente desdibujada, lo que no ocurrían con las obras acasamatadas. Los grandes búnkeres alemanes que albergaban piezas de artillería de grueso calibre tenían esa desventaja. En nuestro sistema fortificado, tal circunstancia se daba especialmente en los observatorios para dirigir el fuego de la artillería de campaña desde la retaguardia. Debían emplazarse en posiciones prominentes y, por, lo tanto, muy expuestas. Se recurría entonces al mimetismo vegetal, previa construcción de muretes de contención adosados a sus flancos.

En este aspecto, resultan más excepcionales unas pocas obras de La Línea de la Concepción, que se planificaron insertas en edificaciones civiles de su callejero urbano; sabemos de otra, en su área periurbana, camuflada en una construcción rural; finalmente, solo una se diseñó usando como camuflaje una casa de recreo de la costa. En ella se centra el estudio que se titula “Un chalet con vistas”.

Sección este-oeste del fortín inserto en la vivienda. 1943. Comisión Técnica de Fortificación de la Costa Sur. AGMAV.
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.